Escribe y presiona Intro

Comercio, cómo ha ido la desescalada

Tomamos el pulso de nuevo al comercio, el mejor termómetro de lo que ahora es nuestro sector. Pues si las tiendas venden o no venden, el efecto es totalmente dominó en este B2B. Nos «vamos de viaje» en Contraste Digital.

Cómo ha ido la desescalada en el comercio? Hemos tenido de ello experiencia a través de los testimonios de varios operadores en www.grupoduplex.com. Fue el caso de Carlos Bailín en Huesca, el de Claudio Munoa en Donosti o el de Argimiro Aguilar en Valencia. Ahora, en Contraste Digital hemos «viajado» a Baleares, Salamanca, Asturias y Madrid para testar diferentes situaciones y percepciones de los profesionales minoristas. Esto es lo que nos han contado desde los establecimientos joyeros-relojeros.

Marc Buades, de Joyerías Katia, ocho tiendas en Palma de Mallorca, seis en zonas turísticas y dos en poblaciones de interior.

«Tenemos todo cerrado y no hay absolutamente nada en la isla… Aquí todos dependemos del turismo, y es que la gente si no va ni a cenar, mucho menos a comprarse un reloj y una joya«. Poca cosa han hecho aparte de pedir préstamos y reuniones con la Administración para buscar soluciones. En Baleares, por logística, lo del online, pues como que no… Un dato a extrapolar nos facilita: «Mi madre es alemana, y para Alemania el virus sigue ahí, nos dicen que no confiemos en que venga nadie, y eso sienten los hoteleros, que la cosa pinta mal… y si hablamos del turismo inglés, pues peor«.

Víctor Blázquez, de Malizzia, un establecimiento en Salamanca capital

Sobre el confinamiento: «Pues nos ha pillado de imprevisto, con unas expectativas de venta buenas para la temporada que se han visto mermadas por el cierre durante dos meses, sobre todo en la parte relacionada con articulo de celebración y evento. En los 15 días que llevamos abiertos también ha disminuido la facturación, pero sí que hemos registrado un aumento en la venta online con recogida en tienda, lo que a uno le hace pensar en que la gente todavía no confía en los espacios de compra…» Malizzia esta en la calle más comercial de Salamanca, próxima a Zara. «Y si pasas por aquí no hay gente, se nota una disminución de afluencia de más del 50% en tienda física, lo cual es un poco dramático«.

Sobre medidas de higiene y seguridad: «Más que complicado, lo que sí es tedioso a la hora de trabajar; se pierde mucho tiempo y se ralentiza todo…«

Sobre expectativas: «En Salamanca lo que son importantes son los servicios a la universidad, y hasta la vuelta del curso en octubre, no tendremos universitarios. Tenemos la certeza de que no estaremos como estuvimos antes hasta que la gente no cobre los ERTEs. La gente no consume si no tiene capital o liquidez«.

Marina Carrera, de Joyería Sanz, desde 1854, un establecimiento en Madrid

Hablamos con Marina, la hija de Manuel Carrera, cuando todavía Madrid permanecía en fase 1, y la cosa no pintaba muy bien. Su joyería tiene oro y brillantes, y alguna zona de plata. «La verdad es que como trabajamos tanto con turismo, ya empezamos mal desde principios de marzo, cuando habríamos de iniciar la época buena…» A Marina el COVID-19 la ha pillado «con la tienda llega de género. Y así seguimos.«

Nos ha compartido su especial problemática. «Estoy abierta, con gel y guantes, y limpiando la tienda con altrasonidos y lejía… pero no hay nadie en la Gran Vía, está muerta. Esto es una zona de hoteles, consejerías y despachos, y no hay un alma. Los bares de alrededor no están abiertos… como no hay gente

Sobre expectativas: «La verdad es que nos va a costar salir; de hecho se que hasta que no vengan los turistas, en mi negocio no levantamos cabeza. Pero en cuanto empiecen a venir, y creo que van a venir rápido, vendrán con ganas de gastar, es la época de disfrutar de la calle…» Mientras tanto, «aguantaremos con la tienda llena de género, y espero que esto no dure hasta Navidad«.


José Luis Ulibarri, de Ulibarri Joyeros, tres establecimientos en Asturias

«Está todo muy tranquilo -nos participa José Luis-. Sí que hemos tenido gente durante el gradual desconfinamiento, pero el comercio en general está tranquilo. Por ejemplo, tengo una tienda de Zara al lado y está vacío, lo que sí hay gente es en las terrazas… Todavía no hay ambiente de compra, pero yo creo que es lógico, la gente tiene algo de temor, además les ponemos tantos inconvenientes, que si mascarillas, que si cremas, eso les retiene«. 

Ulibarri espera que, cuando lleguen vacaciones, «dentro de dos o tres meses, pase el miedo que todos tenemos en el cuerpo. pero pienso que será a partir de octubre cuando comenzará a moverse el comercio en general«. Ese es el sentir que le participan también marcas como Rolex u Omega cuando habla con sus responsables en España.

Foto principal: @ Gerd Altmann en Pixabay 

0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments