Escribe y presiona Intro

¿Y ahora qué?

Estamos siendo los actores principales de una revolución a nivel mundial, un gran cambio en nuestra manera de vivir, trabajar, pensar, etc…

Esta es la gran pregunta que se está haciendo mucha gente… y cuando hablo de mucha gente, no me refiero de gente de a pie, si no que incluso grandes directivos de enormes multinacionales que intentan sacar información de cualquier lado para poder tener una idea de hacía donde debemos dirigirnos. Permítanme decirles que ahora nadie sabe hacia dónde nos dirigimos; los más pesimistas dirán que esto es el principio del fin, que habrá nuevos brotes, que después de este virus, vendrá otro y que esto es una catástrofe… En cambio, los más optimistas dirán que esto es una nueva oportunidad que nos da la vida, que las reglas del juego han vuelto a cambiar y que volvemos más fuertes que nunca. Yo particularmente me considero optimista, pero intentemos poner objetividad y mente fría en todo esto.

Si buscamos la definición de revolución, veremos que aparece el siguiente significado: “Cambio brusco en el ámbito social, económico o moral de una sociedad”.

Estamos siendo los actores principales de una revolución a nivel mundial, un gran cambio en nuestra manera de vivir, trabajar, pensar, etc… Y siempre que hay un gran cambio, se recomienda vivir una primera fase de adaptación para así poder asimilar dichos cambios y poder adaptarse de la mejor manera posible a ellos. Pues bien, tras esta primera fase de adaptación, viene el momento donde aparecen las oportunidades, donde la adaptación a algo nuevo ya es un hecho y esa confianza de haberte adaptado conlleva que saques el provecho de esta nueva situación.

Esta es la realidad de la situación… estamos ante un cambio drástico a nivel mundial. 

Pongamos un ejemplo:

Quedamos con gente para jugar a cartas, pongamos por ejemplo el tute… Cuando llevamos la mitad de la partida, llega un amigo nuevo (Antonio Corona) para incorporarse a la partida, pero este nuevo integrante no sabe jugar al tute así que jugaremos a un juego nuevo y tendremos que volver a repartir las cartas.

Lógicamente todos aquellos que tenían un buen mazo de cartas y se sintieran cómodos jugando al tute, tendrán que aceptar que se ha producido un cambio drástico. ¿Y ahora qué? 

Pues ahora tenemos un nuevo juego de cartas, un nuevo mazo y un nuevo participante.

Las cartas las han vuelto a repartir… y si eras de los que te sentías cómodo con el tute… piensa que este nuevo juego, es nuevo para todos los jugadores.

El consejo que puedo dar es que estar preparado para los cambios nos hará menos vulnerables ante las adversidades. Así que …. ¿Ahora qué? Pues está claro: Adaptarnos al cambio, porque ya nada volverá a ser como antes, pero nunca nada ha sido como antes.

La vida es cambio. 

0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments